DOBLADO DE MADERA
Enrique Pinillos Cueto.

Originalmente para elaborar piezas curvadas se usaba un bloque de madera sólida a la que se le daba la forma curva deseada mediante cortes; esta técnica hasta la fecha es utilizada por los constructores de muebles. Otro método es el ensamble de piezas siguiendo la forma de la curva que se quiere obtener, a las cuales se les hacen los cortes necesarios. En ocasiones a estas piezas se le ponía una capa de chapa de madera fina, práctica que se encuentra documentada desde 1600. También a pequeñas piezas de madera sólida se les corta una ligera curvatura y se unen mediante una ranura con lengüeta, hasta formar la pieza con la forma requerida.

Un innovador en el campo de la madera curvada fue Michael Thonet (1796-1871), quien nace en Alemania y en 1830 inicia sus primeros experimentos realizando piezas decorativas. En 1836 aplica el doblado a productos fabricando dos modelos de sillas y continúa desarrollando esta actividad hasta 1841 cuando patenta su invención. En 1850 da comienzo la producción en serie de su Silla Número 4 (Fig. 1), que le da mucha fama. En 1859 inicia la fabricación de la Silla Número 14 (Fig. 2), que en su tiempo fue una obra maestra de diseño y es mundialmente conocida, consta de seis elementos que se ensamblan rápidamente con diez tornillos. Tan sólo entre 1859 y 1910 se producen 50 millones de copias de este modelo. En 1860 diseña su primera mecedora (Fig. 3), a la que se considera su obra maestra y es la precursora de las actuales mecedoras del mundo. En su primer catálogo (1859) se muestran 25 modelos de muebles con madera doblada (Fig. 4) y hacia 1915, la empresa ya contaba con 1400 modelos.

Por la misma época de Michael Thonet, Samuel Gragg en Boston patenta su silla elástica usando vapor para lograr sus curvas (1808). En Italia, en 1920 Carlo Ratti hace experimentos y da la pauta hacia la tecnología del doblado-laminado al unir piezas curvas con capas de madera. A principios de los años treintas Alvaar Aalto y Marcel Breuer aplican esta técnica en el diseño de sillas y sillones de madera con formas curvas, inspirados en el mobiliario que en fechas anteriores diseñaron usando curvas con secciones tubulares de metal, convirtiéndose así en pioneros en el uso de esta técnica a nivel mundial.
El laminado también es aplicable a la construcción de espacios arquitectónicos, los primeros diseñados con este sistema datan de 1890 y la primera patente para la fabricación de vigas rectas fue en Suiza en 1901, registrada por Karl Friedrich Otto Hetzer. En 1906, Hetzer patenta en Alemania la construcción de piezas curvas de madera laminada, principiando así el desarrollo de los arcos de madera a nivel mundial.

El doblado de la madera sólida implica ablandar las piezas para después doblarlas, y esto se logra sometiendo la madera a una etapa de vaporizado. Previo a este paso, es necesario fabricar un molde con la forma que demanda el diseño del producto. Los materiales que se pueden utilizar para construir el molde pueden ser metal, plástico, madera, entre otros. Este procedimiento está en función de los recursos disponibles y de la cantidad de piezas que se desean producir. En forma tradicional se fabrica un molde macho y otro hembra (Fig. 5). Y entre ellos se coloca la pieza de madera reblandecida, aplicando presión entre ambos hasta que la madera se enfría; en ese momento se retiran los moldes y se obtiene la pieza de madera curvada, con las mismas características de resistencia que la pieza recta original. Otra opción es el uso de un molde macho y como contraparte un cinturón metálico para aplicar la presión mediante la tensión del cinturón, que al mismo tiempo impide que la madera falle por tensión en la parte exterior de la curva (Fig. 6).

Para doblar las piezas mediante vaporizado, es necesario tener un recipiente que genere vapor, conectado a una cámara en donde se tienen las piezas de madera. La cámara requiere de soportes para las piezas que se están vaporizando y un orificio para drenar el agua que se condensa en el interior (Fig. 7). Un requisito del proceso de vaporizado es que la madera debe de ser de calidad excelente, carecer de defectos y tener hilo recto, pues de lo contrario las piezas de madera que se doblen tendrán muchas imperfecciones después del proceso.

Un método que comparado con el doblado mediante vaporizado muestra ventajas, es el doblado-laminado ya que la materia prima que se requiere no es un pieza de madera sólida y los radios de curvatura que se pueden obtener para cada especie son menores. En este proceso se usan varias láminas de madera con espesores entre 2 y 3 milímetros y el doblado se efectúa sin vapor. El proceso principia con la selección de las láminas, las que deben tener un espesor uniforme para evitar posibles fallas y garantizar que la dimensión del grueso final de las piezas laminadas sea igual en todas. Es conveniente que las láminas tengan también una textura uniforme, para que en la aplicación del adhesivo, éste funcione correctamente. Al igual que en el proceso de doblado por vapor, es necesario fabricar moldes para colocar las láminas: con los moldes listos y las láminas de madera cortadas a la dimensión apropiada, se inicia el proceso de doblado con la colocación de adhesivo en ambas caras de cada una de las láminas; después se unen y son colocadas en el molde donde se les aplica presión para unir el conjunto de las láminas (Fig. 8). El siguiente paso es esperar que el adhesivo fragüe; una vez endurecido se retira la presión y se quita la pieza del molde.

Una variante en el método de laminado, consiste en realizar pequeños cortes en los extremos de dos piezas de madera sólida. El grosor de cada uno de los cortes puede ser de 2 a 3 milímetros quedando en forma de láminas de madera. Luego se aplica adhesivo en los espacios donde se efectuaron los cortes y se unen las dos piezas, para finalmente colocarlas en el molde siguiendo los mismos pasos que el proceso de laminado (Fig. 9).

Es importante mencionar que cada especie de madera que se trate de someter a un doblado, ya sea mediante vaporizado o laminado, tendrá una respuesta diferente con relación al radio de curvatura que se proponga. Esto se debe a que cada especie tiene características anatómicas diversas, lo que determina que cada una pueda alcanzar radios mínimos de curvatura diferentes. En la actualidad está por concluirse un estudio sobre 33 especies de maderas de México, para determinar cuál es el radio mínimo de curvatura que puede soportar cada una en el proceso de doblado-laminado.


Figura 1. Silla número 4. Con este diseño Michael Thonet en 1850 inicia su primera producción en serie.
Figura 2. Silla número 14, modelo que desde 1859 se produce en serie.
Figura 3. Mecedora número 1, considerada la obra maestra de Michael Thonet.
Figura 4. Primer catálogo de Michael Thonet, publicado en 1859.
Figura 5. Moldes macho y hembra prensando la madera vaporizada.
Figura 6. Molde macho y cinturón de tensión prensando la madera.


Figura 7


Enrique Martínez-Pinillos Cueto (ver CV)
Departamento de Productos forestales
Instituto de Ecología A C
Km 2.5 Carretera Antigua a Coatepec
No. 351, Congregación el Haya 91070
Apartado postal 63 Xalapa Veracruz. México.
E-mail pinillos@ecologia.edu.mx


Figura 1


Figura 2


Figura 3


Figura 4


Figura 5


Figura 6


Figura 8


Figura 9